Las Audiciones Para Cine Y Películas De Las Actrices Jóvenes – Los Peligros De Actuar Y Modelar Sin La Representación De Una Agencia De Modelaje

Como actrices jóvenes participarán en todo tipo de proyectos. Sesiones de fotos emocionantes que les fascinarán, y también vivirán experiencias frustrantes que pondrán a prueba su paciencia. No todas valdrán la inversión de su tiempo, ni tampoco serán todas una pérdida de tiempo. Es importante aprender la diferencia entre una experiencia profesional valiosa y cuando alguien está abiertamente queriendo aprovecharse de su tiempo y talento.

Primero: Los «mala onda». Aparecerán muchos (sobre todo hombres) que intentarán desnudarlas para alguna película o serie. Ahora, si HBO les ofrece filmar un desnudo y se sienten a gusto con la propuesta, con sus cuerpos, y quieren hacerlo, por favor… adelante. Pero no se ilusionen con la idea de que Mr. Joe Schmoe las lanzará a la fama por haber filmado una escena topless para su cortometraje para la India. Un cortometraje para la India no es lo mismo que una serie de HBO. El tema no es sólo exponerse (juego de palabras) sino también considerar su carrera profesional. Si alguien las hace sentir incómodas o les pide que hagan algo con lo que no se sienten a gusto, ¿saben qué?, ustedes son dueñas de sus cuerpos y no tiene por qué hacerlo. Puede que pierdan el trabajo, pero se librarán de un sufrimiento. Es más, si se sienten a gusto haciendo un desnudo para un corto de la India, entonces háganlo. El arte de la desnudez no es vergonzoso, digan lo que digan. Lo que importa es lo que tengan ganas de hacer, que se sientan a gusto con lo que hacen y con el trato que están recibiendo. Si lo que tienen que hacer no las apasiona, no lo hagan.

Por ejemplo, una vez me sentía muy incómoda en una audición filmada. El director del casting (dizque co-protagonista, director, productor, etc.—primera señal de advertencia) me hizo una serie de preguntas íntimas que no tenían nada que ver con mis habilidades o lo que podía aportar al proyecto. Se me sentó demasiado cerca en el «sillón de casting» y su comportamiento era raro. Me dijo lo hermosa que era y comentó sobre el tamaño de mis pechos. Después me preguntó: ¿Hay alguna razón por la que deba seguir rodando la cámara? ¿Hay… algo más que puedas hacer? Deduje de inmediato hacia dónde iba y lo desorienté diciendo: «Puedo hacer malabares», y me fui lo más rápido que pude. Sin importar cuales fueran sus intenciones, no me sentía a gusto y seguramente con buena razón. Lo que me lleva a mi otro consejo: sigan sus instintos.

La intuición de la mujer es muy aguda. Si sienten que algo va mal—en cualquier ocasión social, sea esta profesional o no—lo más probable es que sea por alguna razón. No es pura «paranoia» o que están «especulando porque sí»; si se sienten incómodas es porque les inculcaron ciertas normas sociales y la situación está violando dichas normas. Es importante respetar sus instintos y no tener miedo de expresarse. A mi me cuesta muchísimo hacerlo. A menudo algo se me hace raro, o siento que me puede poner en peligro como mujer, y mi tendencia es no hacer nada por obligación o por temor a ser grosera. Aprendan de mis errores. Habrá situaciones en que alguien las hará sentir incómodas sin intención. Si lo mencionan puede que sean más respetuosos en el futuro. Y si no, ustedes lo expresaron y al hacerlo se protegen.

En otra ocasión, fui a ver a un cliente potencial en una residencia privada. Cuando subía en el elevador recordé que estaría con dos desconocidos en un edificio aislado. Caminando por el angosto pasillo se me aceleró el corazón y me invadió el temor mientras me dirigía a lo que podría haber sido mi final. Los temores se disiparon y la junta fue muy productiva con el mencionado cliente y todo terminó bien, pero no significa que mis temores en el elevador fueran en vano. Si bien los clientes no me querían hacer daño, ni pensaron que me podría sentir incómoda en la situación. Esto les ocurrirá mucho: se verán con gente que no es mala, ni tiene malas intenciones, pero que no comprende el mundo en el que vivimos las mujeres.

Encontrarán también a clientes desconsiderados que no respetarán su tiempo. Hay un dicho en la industria que dice: «apúrate y espera». Es lo que se demanda de las actrices profesionales: Que lleguen a tiempo o que lleguen temprano cuando las convocan a las 5am, aunque después tengan que esperar hasta las 11:30am para finalmente llegar frente a la cámara. Normal. Pero eso no quiere decir que no se deban valorar. Si están comenzando y no tienen mucho curriculum, entiendan que las tratarán así porque saben que pueden. Ustedes los necesitan más a ellos de lo que ellos a ustedes. A ustedes les hace falta la experiencia y la credencial para su C.V., ellos necesitan un cuerpo. A la larga, ya no las tratarán así, pero tomará tiempo llegar a ese punto.

En los comienzos de mi carrera me encontraba filmando para un video musical y era la única actriz. Todo iba de maravillas hasta que llegó el músico. Él era la súper estrella y como yo era una doña nadie me hicieron esperar otras seis horas hasta que terminaron de filmar sus escenas. Seis horas después, me despertaron de mi corta siesta and me dijeron: «Ya terminaste.». No podía creer que me habían hecho esperar todo ese tiempo por nada. Pero no tenía a nadie que me apoyara y como me estaban pagando por el día, no tenía argumentos suficientes para respaldar que me habían hecho perder el tiempo. Otra vez, estaba de extra en una filmación estudiantil y se demoraron cuatro horas más de lo que esperábamos. Nos juntamos con los otros extras para reclamar las horas extras por las horas que se habían pasado de las ocho de la jornada (existe un sistema de pago por horas extras). De no ser por los otros chicos del grupo que dijeron: «sí, nos deben pagar más», probablemente ni lo hubiera pedido y no hubiera recibido el pago adicional. Pero como pedí, recibí más dinero y me sentí más valorada y que mi tiempo y talento habían sido respetados.

Estos son unos pocos ejemplos de situaciones que enfrenté en mi primera etapa como actriz. Es importante mencionar que esto le sucede a las actrices que no trabajan con una agencia, cosa común entre las novatas, pero no sucede cuando los trabajos los consigue una agencia. Los proyectos que les mencioné los encontré a través de Actor’s Access, LA Casting y (reconozco) Craiglist, pero no tenía un representante que me apoyara. Con una agencia, irán a ver a clientes más serios que (es de esperar) las tratarán con más respeto que en proyectos de menor nivel. Pero hay que «pagar derecho de piso», como dicen. Hay que saber tratar a los raros «mala onda» y aguantar las largas horas por pagos míseros, pero también disfrutarán del arte y de la magia del mundo del showbiz. Sigan sus instintos, vivan de acuerdo a sus convicciones y aprendan de su entorno hasta que sean ustedes las que escriban a nuevas actrices y sonrían al recordar sus experiencias.

Me llamo Amanda y escribo para ZARZAR MODELING AGENCY más conocida mundialmente como ZARZAR MODELS. No me representa ZARZAR MODELS pero me pidieron que comparta mis experiencias como actriz y modelo independiente. Particularmente ZARZAR MODELS se asegura que sus modelos reciban un trato digno que incluye que sus modelos y actrices no tengan que esperar cierto tiempo durante las audiciones para actuación y modelaje. Además, ZARZAR MODELS selecciona con cuidado los clientes con los que trabaja para asegurarse que sus modelos y actrices no tengan que enfrentar situaciones peligrosas que enfrentan las actrices y modelos independientes. También, ZARZAR MODELS no permite que sus actrices y modelos posen desnudas (incluso desnudos implícitos, etc.) lo cual la hace una agencia de modelos única y particular.